El sistema de votación retrasa el pacto educativo