Una maestría podría ser tu forma de escapar de un mercado laboral difícil