Computación en la nube, Ventajas Económicas; ¿Por qué pasarse a la nube? Hay muchas buenas razones, pero sobre todo tiene sentido desde el punto de vista empresarial. Puede llamarlo eficiencia o hacer más con menos. Pero sea cual sea el giro que prefiera, la computación en nube le permite centrarse en lo que es importante: su negocio.

La computación en nube puede utilizarse para casi todo tipo de aplicaciones, no sólo para la seguridad de la empresa. Aunque la idea de la computación en nube puede parecer a veces difícil de entender, está claro que ahorra dinero a sus usuarios, sobre todo a las PYMES, incluidas las pequeñas oficinas/oficinas domésticas (SOHO).

La computación en nube puede utilizarse para casi todo tipo de aplicaciones, no sólo para la seguridad de las empresas. Aunque la idea de operar «en la nube» puede parecer a veces difícil de entender, está claro que ahorra dinero a sus usuarios -especialmente a las PYMES, incluidas las pequeñas oficinas/oficinas domésticas (SOHO)- y probablemente usted ya está haciendo negocios en la nube y ni siquiera se da cuenta.

Siga leyendo para descubrir cinco razones por las que pasarse a la nube le ahorrará dinero y mejorará sus operaciones:

El hardware escalable significa que se paga por lo que se usa

La computación en nube aporta economías de escala naturales. Los aspectos prácticos de la computación en nube implican una alta utilización y la suavización de los inevitables picos y caídas de las cargas de trabajo.

En lugar de utilizar un servidor dedicado que usted posee, mantiene y paga independientemente, sus cargas de trabajo compartirán la infraestructura del servidor con las necesidades informáticas de otras organizaciones. Esto permite al proveedor de cloud computing optimizar las necesidades de hardware de sus centros de datos, lo que significa que usted no paga por una infraestructura ociosa, lo que se traduce en menores costes operativos.

Ahorrarás dinero en costes de energía

La computación en nube utiliza menos electricidad. Este es un resultado inevitable que viene con la computación escalable: Una mejor utilización del hardware significa un uso más eficiente de la energía para su empresa. Cuando se gestiona un centro de datos propio, los servidores no se utilizan en su totalidad (a no ser que la suya sea una organización muy inusual). Los servidores inactivos desperdician energía, lo que significa que, independientemente de la demanda, un proveedor de servicios en la nube puede cobrarle menos por la energía utilizada que la que gasta en su propio centro de datos.

Cero costes iniciales

Otra de las ventajas económicas de pasarse a la nube es cero costes iniciales, muy importante. Cuando gestionas tus propios servidores, te enfrentas a costes de capital iniciales, pero en un modelo basado en la nube, la financiación de esa inversión de capital es un problema de otros.

Claro, si gestionas los servidores tú mismo, los magos de la contabilidad hacen su magia de amortización que hace que parezca que el coste se reparte a lo largo de la vida de un servidor. Pero ese dinero tiene que salir de algún sitio, por lo que es un capital que, de otro modo, no puede invertirse en el negocio, ya sea dinero real o una línea de crédito. Con la computación en la nube, hay mucha menos variabilidad en los costes a medida que la empresa crece, lo que elimina una importante barrera al crecimiento.

Resiliencia sin redundancia

Cuando gestionas tus propios centros de datos y servidores localizados, tienes que comprar más hardware del que necesitas en caso de fallo. En casos extremos, hay que duplicar todo. Tener hardware de repuesto inactivo, «por si acaso», es una forma cara de maximizar el tiempo de actividad.

En cambio, ¿por qué no dejar que un servicio de computación en la nube se ocupe del requisito de redundancia? Las nubes típicas tienen varias ubicaciones para sus centros de datos, y reflejan sus datos y aplicaciones en al menos dos de ellos. Es una forma menos costosa de hacerlo y otra manera de disfrutar de las economías de escala de la nube.

Además, es bueno para el medio ambiente (y también para ahorrar dinero)

Crean o no en el calentamiento global es una realidad y muchas organizaciones comienzan a hacer algo al respecto. La gente quiere hacer negocios con empresas verdes, o simplemente por un deseo genuino de emitir menos CO2, u otros gases que se cree que calientan el planeta.

Si te pasas a la nube, serás más ecológico de dos maneras. En primer lugar, estará ahorrando energía, lo que, como ya se ha dicho, le permitirá ahorrar en sus costes operativos. En segundo lugar, aprovechará el trabajo que su proveedor de servicios en la nube ha realizado para reducir la huella de carbono de sus centros de datos. Piense en ello como un ahorro de dinero que, de otro modo, podría gastar en compensaciones de carbono.

La computación en la nube es ahora una alternativa probada y generalizada para las PYMES y las pequeñas empresas. Pasar a la nube le ahorrará dinero, no solo para sus necesidades de ciberseguridad, sino para muchos otros tipos de cargas de trabajo del centro de datos.

Vídeo: Ventajas y Desventajas del Cloud Computing.

No es probable Extremadamente probable

Si te ha gustado la publicación DQComputación en la nube, Ventajas Económicas“, Dale al Like, Difunde Conocimiento y Emprendimiento!

DQ » Empresa » Computación en la nube, Ventajas Económicas | Doctrina Qualitas