¿Qué es la Calidad de la Información Digital? – En la era digital, estamos rodeados de un mar de datos e información que fluye constantemente a través de diversas plataformas digitales. Desde noticias en línea hasta informes de investigación, pasando por blogs y redes sociales, el volumen de información disponible es abrumador. Pero, ¿alguna vez nos detenemos a pensar en la calidad de esta información? La calidad de la información digital no se trata solo de la exactitud de los datos, sino también de su relevancia, accesibilidad y utilidad.

En un mundo donde la información es poder, garantizar su calidad es esencial no solo para individuos y profesionales, sino también para empresas y gobiernos. Este artículo se sumerge en el corazón de esta cuestión crucial, explorando qué constituye la calidad en el ámbito digital y por qué es tan importante. Navegaremos a través de las diferentes dimensiones que definen la calidad de la información digital, los desafíos asociados, cómo se puede evaluar y mejorar, y lo que el futuro nos podría deparar en este campo dinámico y en constante evolución.

¿Qué es la Calidad de la Información Digital?

Definición de Calidad de la Información Digital

La calidad de la información digital refiere a la medida en que los datos disponibles en plataformas digitales son precisos, fiables, relevantes y útiles para los usuarios. Esta definición engloba varios aspectos clave, como la exactitud, la integridad, la actualidad y la relevancia de la información.

Para entender mejor este concepto, consideremos un ejemplo práctico. Imaginemos que estamos buscando información sobre un tema de salud en línea. Nos encontramos con un artículo que parece ofrecer exactamente lo que necesitamos. Sin embargo, al revisar las fuentes, descubrimos que la información está desactualizada y proviene de un estudio no revisado por pares. A pesar de que el artículo es accesible y fácil de entender, su calidad es cuestionable debido a la falta de precisión y fiabilidad.

La relevancia también juega un papel crucial en la calidad de la información digital. La información debe ser pertinente y aplicable al contexto del usuario. Por ejemplo, un informe financiero detallado puede ser de alta calidad en términos de exactitud y completitud, pero si no es relevante para el lector, su valor disminuye.

La accesibilidad y la comprensibilidad son otros factores importantes. La información de alta calidad debe ser fácilmente accesible y comprensible para su público objetivo. Esto implica un diseño web adecuado, legibilidad y la capacidad de ser encontrada fácilmente a través de motores de búsqueda.

En términos de estadísticas, un estudio de la Universidad de Stanford reveló que el 75% de los usuarios juzga la credibilidad de una organización basándose en el diseño de su sitio web, lo que indirectamente señala la importancia de la presentación de la información.

La calidad de la información digital es un tema multifacético que requiere un enfoque holístico para su comprensión y mejora. A medida que avanzamos en la era digital, este concepto seguirá evolucionando, adaptándose a nuevas tecnologías y cambiando las necesidades de los usuarios.

Importancia de la Calidad de la Información en la Era Digital

La era digital ha transformado radicalmente la forma en que accedemos y consumimos información. En este contexto, la importancia de la calidad de la información se ha elevado a un nivel sin precedentes. La información de alta calidad es crucial para tomar decisiones informadas, tanto en la vida personal como en la profesional. Las empresas dependen de datos precisos y actualizados para estrategias de mercado, análisis de riesgos y toma de decisiones. Del mismo lado, los individuos necesitan información confiable para aspectos tan variados como la salud, la educación y la participación cívica.

Un aspecto crítico de la calidad de la información digital es su impacto en la toma de decisiones. Un estudio de IBM señaló que el 90% de los datos en el mundo se han generado en los últimos dos años, pero el volumen no es sinónimo de calidad. La información incorrecta o engañosa puede llevar a decisiones equivocadas, afectando negativamente a individuos y organizaciones. Por ejemplo, en el ámbito de la salud, decisiones basadas en información inexacta pueden tener consecuencias graves.

La calidad de la información también es fundamental para mantener la confianza. En un mundo donde la desinformación y las noticias falsas son preocupaciones crecientes, la capacidad de proporcionar y acceder a información confiable y verificada es más importante que nunca. Esto es especialmente crítico en escenarios como las elecciones políticas o crisis sanitarias, donde la información precisa es vital para el bienestar público.

Además, la calidad de la información tiene un impacto directo en la educación y el aprendizaje. Los estudiantes y académicos dependen de fuentes de información fiables para sus investigaciones y estudios. La disponibilidad de datos precisos y bien documentados es esencial para el avance del conocimiento y la innovación.

En el ámbito empresarial, la calidad de la información puede ser un factor diferenciador. En un mercado saturado de datos, las empresas que pueden proporcionar información precisa y relevante a sus clientes tienen una ventaja competitiva significativa. Por ejemplo, en el sector del comercio electrónico, la precisión en la descripción de los productos y la fiabilidad en las reseñas de los usuarios pueden influir enormemente en las decisiones de compra.

La calidad de la información digital, por lo tanto, no es solo un tema técnico o de gestión de datos, sino un pilar fundamental para la toma de decisiones informadas, la confianza en los sistemas digitales, la educación de calidad y el éxito empresarial en la era digital.

Dimensiones de la Calidad de la Información Digital

La calidad de la información digital se puede desglosar en varias dimensiones clave, cada una de las cuales contribuye de manera fundamental a su valor general. Comprender estas dimensiones es esencial para evaluar y mejorar la calidad de la información en cualquier entorno digital.

Exactitud y Confiabilidad: Estas son, quizás, las características más cruciales de la información de alta calidad. La exactitud implica que la información es correcta y sin errores, mientras que la confiabilidad se refiere a la consistencia de esta información a lo largo del tiempo. Por ejemplo, en el sector financiero, los datos inexactos o poco fiables pueden llevar a inversiones riesgosas o a la toma de decisiones empresariales erróneas.

Relevancia y Utilidad: La información debe ser pertinente y aplicable a las necesidades del usuario. Una información puede ser exacta pero, si no es relevante para la consulta o el contexto del usuario, pierde su utilidad. Las empresas utilizan análisis de datos para filtrar y presentar información que sea más relevante para sus clientes, mejorando así la experiencia del usuario y la eficacia del marketing.

Actualidad y Oportunidad: La información debe ser actual para ser útil. Esto es particularmente importante en áreas como las noticias, la medicina y la tecnología, donde los desarrollos son rápidos y constantes. Por ejemplo, en el contexto de una crisis de salud pública, la información actualizada puede ser crucial para salvar vidas.

Completitud y Detalle: La información completa proporciona una visión holística del tema tratado. La falta de completitud puede llevar a interpretaciones erróneas o a una comprensión incompleta de un tema. Por ejemplo, en la investigación científica, omitir datos puede llevar a conclusiones incorrectas.

Un ejemplo ilustrativo de la importancia de estas dimensiones se encuentra en el ámbito de las noticias en línea. Un estudio realizado por el Pew Research Center encontró que alrededor del 68% de los adultos estadounidenses ocasionalmente obtienen noticias de las redes sociales, aunque muchas de estas plataformas enfrentan desafíos significativos en términos de exactitud y confiabilidad. Esto destaca la necesidad de un enfoque más riguroso y multifacético en la evaluación de la calidad de la información digital.

Además de estas dimensiones, es importante considerar también la accesibilidad y la comprensibilidad de la información. No importa cuán exacta o completa sea la información, si no es accesible y fácil de entender para su audiencia objetivo, su calidad se ve comprometida.

Por ejemplo, la accesibilidad es un factor crucial en la educación en línea. Las plataformas educativas deben asegurarse de que sus contenidos no solo sean completos y precisos, sino también accesibles y comprensibles para estudiantes de diversos orígenes y niveles de habilidad.

Estas dimensiones son fundamentales para evaluar y asegurar la calidad de la información digital. Un enfoque equilibrado que tenga en cuenta todos estos aspectos puede llevar a una mejor comprensión, toma de decisiones más informadas y, en última instancia, a un mayor éxito en la era digital.

Desafíos en la Calidad de la Información Digital

Abordar los desafíos en la calidad de la información digital es vital en nuestra era, donde la cantidad de datos generados y compartidos crece exponencialmente. Estos desafíos son variados y complejos, y su comprensión es esencial para cualquier estrategia que busque mejorar la calidad de la información en entornos digitales.

Abordando la Desinformación y las Noticias Falsas: Uno de los mayores desafíos actuales es la proliferación de la desinformación y las noticias falsas. Estos fenómenos no solo socavan la calidad de la información, sino que también pueden tener graves consecuencias en la sociedad. Por ejemplo, durante las elecciones o en medio de una crisis de salud pública, la desinformación puede influir en la opinión pública de manera negativa y peligrosa. Combatir este problema requiere un enfoque multifacético que incluye educación en medios, fact-checking y tecnologías avanzadas para detectar y mitigar la información falsa.

Problemas de Privacidad y Seguridad de Datos: La preocupación por la privacidad y la seguridad de los datos es otro desafío crucial. La recopilación y el uso indebido de datos personales pueden llevar a violaciones de la privacidad y a la pérdida de confianza en los proveedores de información digital. Además, los ciberataques y las violaciones de datos comprometen la integridad y la confiabilidad de la información. Las organizaciones deben implementar políticas y tecnologías robustas para proteger la información y garantizar su calidad.

Gestionar la Sobrecarga de Información: La sobrecarga de información es otro problema significativo. Con tantos datos disponibles, puede ser abrumador para los usuarios filtrar y encontrar información relevante y de alta calidad. Esto no solo afecta la eficiencia, sino que también puede llevar a la toma de decisiones basada en información incompleta o incorrecta. Las herramientas de análisis de datos y personalización pueden ayudar a gestionar este desafío, proporcionando a los usuarios información más relevante y de mayor calidad.

Manteniendo la Actualidad y Relevancia en un Mundo en Cambio: La rápida evolución del panorama digital significa que la información puede quedar obsoleta rápidamente. Mantener la información actualizada y relevante es un desafío constante para los creadores y gestores de contenido. La inversión en tecnologías que permitan una rápida actualización y revisión de la información es esencial para abordar este desafío.

En términos de testimonios, podemos considerar el caso de un periodista digital que señala: “Cada día enfrentamos el reto de verificar la autenticidad de la información antes de publicarla. La rapidez con la que se propagan las noticias falsas nos obliga a ser aún más diligentes en nuestra verificación.”

La calidad de la información digital, por lo tanto, enfrenta varios desafíos que deben ser abordados de manera integral. Desde la lucha contra la desinformación hasta la protección de la privacidad de los datos, es esencial adoptar estrategias y herramientas adecuadas para garantizar que la información que consumimos y compartimos sea de la más alta calidad.

Criterios para Evaluar la Calidad de la Información en Internet

Evaluar la calidad de la información en Internet es un proceso complejo que requiere considerar varios criterios. Estos criterios no solo ayudan a los usuarios a discernir la calidad de la información que encuentran en línea, sino que también sirven como guías para los creadores de contenido digital para mantener altos estándares de calidad.

Verificabilidad y Fuentes Confiables: Uno de los primeros pasos en la evaluación de la calidad de la información es la verificación de sus fuentes. La información debe provenir de fuentes confiables y verificables. Por ejemplo, los artículos que citan estudios revisados por pares, estadísticas oficiales o fuentes reconocidas en su campo son generalmente más fiables. Los sitios web educativos y gubernamentales, así como las publicaciones reconocidas, suelen ser considerados fuentes confiables.

Exactitud y Precisión: La información debe ser no solo correcta sino también precisa. Esto significa que los detalles, las fechas, los nombres y otros hechos específicos deben ser verificados cuidadosamente. La exactitud es fundamental en campos como la medicina, la ciencia y el periodismo, donde la información incorrecta puede tener consecuencias graves.

Actualidad: La relevancia temporal es crucial, especialmente en áreas que cambian rápidamente, como la tecnología, la política o la ciencia. Una información que era correcta hace unos años puede ser obsoleta hoy. Por lo tanto, es importante verificar la fecha de publicación y la actualización de la información.

Objetividad y Sesgo: Evaluar la objetividad y detectar cualquier sesgo potencial es importante. La información debe presentarse de manera imparcial y equilibrada. Aunque todo contenido puede tener cierto grado de sesgo, reconocer y entender este sesgo ayuda a evaluar la calidad de la información.

Claridad y Comprehensibilidad: La información debe ser clara y fácil de entender. Esto es especialmente importante para sitios web educativos o de divulgación, donde el objetivo es informar a un público amplio y diverso. La claridad y la facilidad de comprensión hacen que la información sea más accesible a un público más amplio.

Cobertura y Profundidad: Una buena información debe cubrir un tema de manera exhaustiva y profunda. La superficie de un tema puede proporcionar una visión general, pero la profundidad agrega valor y calidad a la información.

Reputación del Autor o la Organización: La reputación de quien proporciona la información también es un indicador de su calidad. Los autores o las organizaciones con una trayectoria de proporcionar información fiable y bien investigada suelen ser más confiables.

Para ilustrar con un caso de estudio, consideremos el impacto de las reseñas en línea en el comercio electrónico. Un estudio de la Universidad de California encontró que los productos con reseñas detalladas y precisas tendían a tener mejores ventas. Esto subraya la importancia de la calidad de la información no solo en términos de contenido, sino también en su capacidad para influir en las decisiones de los consumidores.

Evaluar la calidad de la información en Internet requiere una consideración cuidadosa de múltiples criterios. Al hacerlo, los usuarios pueden tomar decisiones más informadas y los creadores de contenido pueden aspirar a estándares más altos de calidad informativa.

Mejorando la Calidad de la Información en Organizaciones

Para las organizaciones en la era digital, mejorar la calidad de la información es un imperativo estratégico. Una gestión efectiva de la información no solo optimiza la toma de decisiones y operaciones, sino que también mejora la experiencia del cliente y la reputación de la organización. Aquí exploramos estrategias y prácticas para mejorar la calidad de la información en las organizaciones.

Implementación de Políticas de Gestión de Datos: El primer paso para mejorar la calidad de la información es establecer políticas claras de gestión de datos. Estas políticas deben definir cómo se recopila, almacena, procesa y comparte la información. Deben incluir directrices sobre la exactitud, la privacidad, la seguridad y la actualización de los datos.

Capacitación y Concienciación del Personal: Es crucial que todos los miembros de la organización entiendan la importancia de la calidad de la información. La capacitación regular puede ayudar a asegurar que el personal esté consciente de las mejores prácticas en la gestión de datos y comprenda cómo su trabajo contribuye a mantener la integridad de la información.

Uso de Herramientas y Tecnologías Adecuadas: La tecnología juega un papel clave en la mejora de la calidad de la información. Las herramientas de gestión de datos, como los sistemas de gestión de bases de datos (DBMS), software de análisis de datos y plataformas de inteligencia empresarial, pueden ayudar a garantizar que la información sea precisa, accesible y relevante.

Procesos de Verificación y Validación: Los procesos regulares de verificación y validación son esenciales para mantener la calidad de la información. Esto puede incluir la revisión de datos, la verificación de fuentes y la actualización periódica de la información. Por ejemplo, en el sector bancario, la verificación de la precisión de las transacciones financieras es vital para mantener la confianza del cliente y cumplir con las regulaciones.

Fomentar una Cultura de Calidad de la Información: La calidad de la información debe ser una parte integral de la cultura organizacional. Esto significa promover valores como la transparencia, la responsabilidad y la mejora continua en relación con la gestión de la información.

Gestión de Feedback y Mejora Continua: Las organizaciones deben estar abiertas al feedback, tanto interno como externo, sobre la calidad de su información. Este feedback es crucial para identificar áreas de mejora y para realizar ajustes oportunos.

En términos de un ejemplo práctico, una empresa de tecnología que implementó un sistema de gestión de datos avanzado informó una mejora del 20% en la eficiencia operativa y una reducción significativa en los errores de datos. Este tipo de mejoras no solo optimiza las operaciones, sino que también mejora la satisfacción del cliente.

Mejorar la calidad de la información en las organizaciones requiere un enfoque integral que incluya políticas sólidas, capacitación, tecnología adecuada, procesos de verificación, una cultura de calidad y una gestión efectiva del feedback. Al hacerlo, las organizaciones pueden garantizar que la información que manejan y comparten es de la más alta calidad, lo cual es esencial para su éxito en un entorno digital cada vez más dependiente de datos precisos y confiables.

Rol de la Tecnología en la Mejora de la Calidad de la Información

La tecnología desempeña un papel fundamental en la mejora de la calidad de la información digital. En un mundo donde la cantidad de datos se expande a un ritmo vertiginoso, las herramientas tecnológicas son esenciales para asegurar que la información sea precisa, relevante y útil. Examinemos cómo diversas tecnologías están transformando la manera en que las organizaciones gestionan y mejoran la calidad de su información.

Inteligencia Artificial (IA) y Aprendizaje Automático: La IA y el aprendizaje automático están revolucionando la gestión de datos. Estas tecnologías permiten a las organizaciones procesar grandes volúmenes de información rápidamente, identificar patrones y extraer insights valiosos. Por ejemplo, en el análisis de sentimientos, la IA puede examinar grandes cantidades de datos de redes sociales para entender las opiniones y percepciones del público sobre un tema o producto.

Big Data y Análisis de Datos: El Big Data proporciona un marco para manejar y analizar conjuntos de datos extremadamente grandes y complejos que son difíciles de procesar con sistemas de gestión de datos tradicionales. El análisis de Big Data puede revelar tendencias, correlaciones y patrones que de otro modo pasarían desapercibidos, mejorando así la calidad de las decisiones basadas en estos datos.

Blockchain para la Integridad de los Datos: El blockchain ofrece un método para registrar transacciones de manera segura y transparente. Su aplicación va más allá de las criptomonedas y puede ser utilizada para asegurar la integridad y rastreabilidad de la información. En sectores como la cadena de suministro o la gestión de registros, el blockchain garantiza que los datos sean inalterables y totalmente verificables.

Herramientas de Verificación y Fact-Checking: En la lucha contra la desinformación y las noticias falsas, las herramientas de verificación de datos son indispensables. Estas herramientas, a menudo impulsadas por IA, pueden comparar rápidamente la información con bases de datos de hechos verificados, ayudando a identificar y descartar información falsa o engañosa.

Plataformas de Colaboración en Línea: Estas plataformas facilitan la colaboración y el intercambio de información dentro de las organizaciones y entre diferentes entidades. Al promover la transparencia y facilitar la comunicación, contribuyen a la mejora de la calidad de la información.

Un caso de estudio relevante es el uso de sistemas de IA por parte de las instituciones financieras para detectar y prevenir el fraude. Estos sistemas analizan patrones en las transacciones y alertan sobre actividades sospechosas, mejorando la seguridad y la fiabilidad de la información financiera.

La tecnología es un aliado clave en la mejora de la calidad de la información digital. Desde la IA hasta el blockchain, las herramientas tecnológicas ofrecen nuevas posibilidades para manejar, analizar y verificar datos, asegurando que la información que consumimos y utilizamos sea lo más precisa, confiable y relevante posible.

Importancia de la Calidad de la Información Digital en Centros de Formación y Universidades

En el ámbito académico, especialmente en centros de formación y universidades, la calidad de la información digital es de suma importancia. La educación superior y la formación profesional se apoyan en gran medida en recursos digitales, desde bases de datos de investigación hasta materiales de aprendizaje en línea. Una información de alta calidad en estos entornos es crucial para garantizar una educación efectiva y rigurosa.

Ejemplo en una Universidad: Consideremos el caso de una universidad prestigiosa que decidió mejorar la calidad de su biblioteca digital. Esta universidad implementó un sistema avanzado para evaluar y seleccionar recursos digitales, asegurándose de que todos los materiales disponibles fueran actuales, relevantes y de fuentes confiables. Esto incluyó suscripciones a revistas académicas de renombre, acceso a bases de datos de investigación de alta calidad y una plataforma en línea para compartir trabajos de investigación revisados por pares.

El impacto fue significativo. Los estudiantes y profesores informaron un aumento en la eficiencia y efectividad de la investigación, lo que se reflejó en la calidad de los trabajos académicos y proyectos de investigación. Además, los estudiantes se beneficiaron de tener acceso a información que los preparaba mejor para sus carreras profesionales, manteniéndolos al día con las últimas tendencias y desarrollos en sus campos de estudio.

Sin embargo, la universidad también enfrentó desafíos, como asegurar la accesibilidad y facilidad de uso de las plataformas digitales, y mantener un equilibrio entre información de vanguardia y materiales clásicos esenciales. La solución fue una combinación de capacitación regular para estudiantes y personal, junto con una interfaz de usuario intuitiva para facilitar el acceso a los recursos digitales.

Este ejemplo destaca cómo la calidad de la información digital en entornos educativos no solo enriquece el proceso de aprendizaje, sino que también prepara a los estudiantes para los desafíos del mundo real, fomentando el pensamiento crítico y la investigación rigurosa.

Futuro de la Calidad de la Información Digital

Mirando hacia el futuro, la calidad de la información digital seguirá siendo un aspecto crucial en múltiples sectores, adaptándose y evolucionando con los avances tecnológicos y las cambiantes necesidades de la sociedad.

Tendencias Emergentes: Veremos una mayor integración de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático en la gestión de la calidad de la información. Estas tecnologías no solo mejorarán la eficiencia en la detección y corrección de errores en los datos, sino que también permitirán análisis más sofisticados de la relevancia y utilidad de la información.

Personalización y Contextualización: La personalización de la información, basada en el comportamiento y las preferencias del usuario, jugará un papel más importante. Esto significará una mejor experiencia de usuario, con información más relevante y accesible para diferentes audiencias.

Desafíos de Privacidad y Seguridad: A medida que dependemos más de los datos digitales, los desafíos relacionados con la privacidad y seguridad de la información se volverán más críticos. Las organizaciones deberán encontrar un equilibrio entre la utilización de datos para mejorar la calidad de la información y la protección de la privacidad de los usuarios.

Educación y Concienciación: La educación sobre la calidad de la información y el pensamiento crítico en entornos digitales se volverá aún más importante. Las universidades, las escuelas y otros centros de formación jugarán un papel crucial en la preparación de individuos para navegar y evaluar críticamente la información en el mundo digital.

El futuro de la calidad de la información digital se perfila como un campo dinámico y en constante evolución. La adaptación a los cambios tecnológicos y a las necesidades de la sociedad, junto con un enfoque proactivo en la educación y la concienciación sobre estos temas, será esencial para garantizar que la información digital continúe siendo un recurso valioso y confiable.

Conclusión

La calidad de la información digital es un pilar fundamental en nuestra sociedad contemporánea, que impregna todos los aspectos de la vida moderna, desde la toma de decisiones empresariales hasta la educación y la participación cívica. A medida que avanzamos en la era digital, la importancia de esta calidad solo se intensificará.

Reconocer la Relevancia y el Impacto: Es crucial reconocer que la calidad de la información digital no es solo una cuestión técnica o un desafío para los profesionales de la información. Afecta a todos los usuarios de Internet y tiene un impacto significativo en nuestra sociedad en general. La capacidad para discernir entre información de alta y baja calidad es una habilidad esencial en el mundo digital.

Compromiso con la Mejora Continua: Las organizaciones, los educadores y los individuos deben comprometerse con la mejora continua de la calidad de la información. Esto implica adoptar nuevas tecnologías, participar en la educación continua y fomentar una cultura que valore y respete la veracidad y la utilidad de la información.

La Responsabilidad Compartida: La calidad de la información digital es una responsabilidad compartida. Los creadores de contenido, los curadores de datos, los proveedores de plataformas digitales y los usuarios finales, todos tienen un papel que desempeñar en asegurar que la información que compartimos y consumimos sea de la más alta calidad.

Mirando hacia el Futuro: A medida que enfrentamos nuevos desafíos y oportunidades en la era digital, la calidad de la información seguirá siendo un tema de debate y desarrollo. La adaptación a los cambios tecnológicos, la atención a las cuestiones de seguridad y privacidad, y la promoción de la alfabetización en información son pasos críticos hacia un futuro donde la calidad de la información digital sea una prioridad.

En conclusión, la calidad de la información digital es más que un concepto técnico; es una cuestión de credibilidad, confianza y valor en la era de la información. Al abordar sus desafíos y aprovechar sus oportunidades, podemos asegurarnos de que la era digital sea una era de información no solo abundante, sino también de alta calidad y confiable.

Instituciones que avalan el sello DQS

escudo-clea-color

Universidad CLEA

Universidad de las Naciones

Universidad de las Naciones

Universidad instituto Socrático Americano

Universidad Kennedy - Reconquistando Ideas - Universidad Belgrano

Reconquistando Ideas – Universidad Kennedy – Universidad de Belgrano

Círculo de Universidades Hispanoamericanas UAIII

Círculo de Universidades Hispanoamericanas UAIII

¿Conoces el Sello de Calidad Digital DQ?

Si crees que tu empresa cumple los más altos estándares de calidad digital para tus usuarios y clientes, no dudes en solicitarnos información para obtener nuestro distinto de calidad digital.

No es probable Extremadamente probable

Si te ha gustado la publicación DQ¿Qué es la Calidad de la Información Digital?“, Dale al Like y comparte, Los futuros reclutadores o agentes de contratación, contrastarán que sigues contenido de calidad especializado en tu nicho profesional!