Descripción del proyecto

Estrategias de Lectura Comprensiva Eficaces; Tanto si eres un veterano de la lectura como si acabas de empezar a leer contenido para adultos por primera vez, sabes que la lectura ya no es lo mismo que antes. Puede que te lleve más tiempo procesar lo que lees, o tal vez quieras acelerar tu lectura en general. Sea cual sea el caso, lo que realmente te impide alcanzar la velocidad de lectura adecuada es la falta de una estrategia de lectura.

Gracias a las diversas estrategias de lectura de las que hablaremos, podrás idear una estrategia de comprensión lectora que te haga entender y leer las cosas más rápido que antes.

Aquí tienes nueve estrategias de lectura eficaces para una comprensión rápida:

Estrategias de Lectura Comprensiva Eficaces

1. Leer con un propósito

La primera estrategia que sugerimos emplear en DQ es leer con un propósito. Esta es una estrategia fundamental para la comprensión rápida.

La vida es muy acelerada, y la lectura de un libro permite reducir la velocidad, independientemente del género.

Para comprender con exactitud lo que se lee lo primero es enfocarse; si tu cerebro se distrae o es incapaz de procesar la información presentada, entonces perderás esa información.

Otra forma de ver esto es leer con un propósito en mente. Perderás esa información si no te centras en ese propósito de lectura.

Saber leer con un propósito es cuestión de agrupar los libros en tres categorías:

  1. Libros que refuerzan una habilidad personal o profesional – Estos libros están repletos de conocimientos consolidados a lo largo de los años a los que puedes acceder rápidamente.
  2. Libros que comparten historias de éxito y te permiten conocer las luchas y los fracasos de una persona – Aunque tus circunstancias sean diferentes, leer sobre un gran nombre en un campo que te interesa humaniza el proceso que estás viviendo en este momento.
  3. Libros que te permiten experimentar la vida de una manera diferente a la tuya – Estos libros proporcionan una visión profunda de otras experiencias vitales y te ayudan a entender a la gente a un nivel más profundo.

Al agrupar los libros en estas categorías, tienes un propósito claro para leer cada libro y procesar la información de esa manera.

2. Vista previa

Cuando hayas leído muchos libros, encontrarás rápidamente que muchos autores -en libros de no ficción específicamente- hablarán de conceptos similares. Aunque el punto de vista de un autor será diferente, algunos conceptos son consistentes en todos los casos.

Aquí es donde esta estrategia brilla de verdad, ya que se trata de previsualizar un texto y aprovechar lo que ya sabes sobre el tema. Mientras que un libro o un artículo pueden ampliar tus conocimientos sobre algo, esto puede acelerar tu tiempo de lectura y comprensión porque el autor está hablando de algo con lo que ya estás familiarizado.

No tiene sentido leer sobre algo que ya conoces, así que es más fácil y rápido pasar a ver cómo el autor utiliza esa información en su lugar.

3. Predicción

A partir de la vista previa, la idea es hacer predicciones sobre cómo es el libro o el artículo que vas a leer. Establece expectativas.

Por ejemplo, cuando lees el título de este artículo, esperas que las estrategias de lectura faciliten la comprensión. No esperas nada más que eso.

Este mismo concepto es válido para cualquier libro que leas. Por supuesto, harás ajustes en tu predicción a medida que vayas leyendo, pero al igual que en la vista previa, sigues repasando piezas de información con las que ya estás familiarizado o que esperabas que estuvieran ahí.

4. Identificar el punto principal

Todo libro tiene un resumen para atraer a los lectores, pero puedes hacer un resumen más profundo a medida que avanzas por los capítulos de un libro. Si buscas una comprensión más rápida de un libro, debes encontrar la idea principal que te presenta el libro. Además, al ponerla en tus palabras, la comprenderás mejor.

El punto principal del libro también podría explicarse en la sección del prefacio. La mayoría de los libros de no ficción se preparan de forma que explican sus puntos de argumentación de por qué algo es importante y por qué deberías seguir leyendo. A partir de ahí, se explica el contenido del libro.

A menudo, el punto principal está ahí y puedes usarlo como una declaración general para el resto del libro. Conocer el punto principal del libro te permite poner la información en contexto. El autor explica este concepto porque está relacionado con el punto principal que está tratando de transmitir.

Esto te ahorra mucho tiempo de lectura, ya que si estás mínimamente familiarizado con el tema, puedes pasar por alto la información con los otros métodos. Además, podrás retener mejor esta información, ya que en el futuro podrás describir el punto principal de un libro en una sola frase.

5. Cuestionar

Cuando te preparas para leer un libro, otra estrategia de lectura clave es tener preguntas en mente. Para ello, puede ser necesario hojear brevemente el libro y hacerse preguntas basadas en lo que se ha leído. Las preguntas pueden surgir de varias frases o incluso de los títulos o encabezados que utilizan los autores.

Al crear las preguntas, empiezas a centrarte en responderlas. Naturalmente, esto hace que la comprensión sea más rápida, ya que el libro debería estar preparado para responder a esas preguntas.

La forma de plantear estas preguntas depende de ti. Puedes pensar en ellas y retenerlas, o puedes considerar la posibilidad de escribirlas en el margen derecho de la página en la que tienes esa pregunta. A medida que vayas leyendo el libro, puedes mencionar la respuesta en el margen izquierdo o subrayar la respuesta y anotar el número de página debajo de la pregunta que te hiciste.

6. Inferir

Se trata de leer entre líneas, una habilidad que no muchos tienen o dudan en utilizar. Dentro de las estrategias de lectura comprensiva eficaces, inferir es una estrategia de lectura que puede parecer contraproducente, ya que la interpretación de algo por parte de la gente puede ser distinta de lo que el autor pretende transmitir. Pero eso está más lejos de la realidad, ya que inferir es un proceso de aprendizaje y algo que se puede desarrollar con el tiempo.

No pasa nada si te equivocas, ya que inferir fomenta el descubrimiento y la absorción de información a un nivel más profundo. Esto aumenta naturalmente tu comprensión de un tema.

Inferir, en definitiva, consiste en sacar tus propias conclusiones. Un autor presenta información que luego puedes deducir por ti mismo y desarrollar todo tipo de preguntas. ¿Qué quieren decir con esto? ¿Cómo encaja esto con todo lo que han dicho hasta ahora?

Una vez más, aunque te equivoques con las respuestas a esas preguntas más adelante en el libro, sigue habiendo conocimientos que adquirir. Las respuestas que has creado podrían suscitar nuevas preguntas o conocimientos. Y cuando un autor presenta algo diferente a lo tuyo, entonces tu conocimiento sigue ampliándose con eso en mente.

Si resulta que tienes razón, te ahorras una larga explicación, lo que reduce el tiempo de lectura y la comprensión.

7. Visualización

La visualización abarca el lado creativo de las cosas y es uno de los métodos más emocionantes para comprender rápidamente algo. Incluso si estás leyendo un libro o un artículo de no ficción, la visualización sigue siendo una herramienta útil.

La idea es elaborar, dibujar o hacer imágenes mentales de la información que tienes. Si el autor esboza un sistema para que lo utilices, observa los distintos aspectos de ese sistema. Visualízate realizando esas acciones específicas. Este tipo de cosas te mantienen interesado en aprender y comprender más, ya que estás utilizando ambos lados del cerebro para digerir la información.

Visualizar también te mantiene invertido porque responde a la pregunta “¿cómo es esto relevante para mí?”. Leemos libros por razones emocionales o personales específicas, y la visualización puede ayudarte a responder a esa pregunta, sobre todo en lo que respecta a la forma en que ves que encaja en tu vida.

8. Control/Clarificación

A partir de la inferencia y la predicción, la supervisión/aclaración como estrategia de lectura consiste en tomar tus deducciones y compararlas con lo que realmente estás leyendo. En muchos casos, tu comprensión de algo puede ser diferente de lo que afirma el autor, y de ahí surge una comprensión más profunda de la información. Esto también puede derivarse de las estrategias de interrogación, ya que buscas claridad en esas respuestas.

9. Buscar

La última estrategia de lectura se deriva de la interrogación, en la que se buscan respuestas, de forma similar a la aclaración. La diferencia entre la búsqueda y la aclaración es que la aclaración está pensada para una comprensión general.

En la búsqueda, buscas información que respalde y refuerce lo que quieres aprender. Esto te pone en una situación en la que defines cosas sobre las que no estás seguro, y te permite resolver los problemas que todavía tienes con el texto.

Comprender lo que se lee implica tener un sistema de estrategias de lectura al que se puede recurrir fácilmente. Los lectores eficaces emplean varias de estas estrategias para comprender rápidamente lo que leen.

Por ello, desde DQ te animamos a que emplees estos métodos y experimentes. ¿Cuáles son las estrategias de la lectura comprensiva?; Averigua qué es lo que te funciona y desarrolla la estrategia de lectura que más te convenga.

Vídeo: Estrategias de Lectura Comprensiva Eficaces – Como tener una mejor comprensión de lectura

No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación DQ “Estrategias de Lectura Comprensiva Eficaces“, Dale al Like, Difunde Conocimiento y Emprendimiento!

DQ » Portfolio » Orientación Educativa » Estrategias de Lectura Comprensiva Eficaces | Doctrina Qualitas